Fecha de documento
25/12/2017 17:34:02
contacto@rolroyce.com
13/12/2018

Pathfinder en español
Pathfinder, Juego de Rol
Reglas Básicas

PDF $13.99

Dioses Exteriores

Las más grandiosas deidades de los Mitos. Puede que sean auténticos dioses o simplmente fuerzas o principios del cosmos. Son conocidos, y temidos, casi en todo el universo. Nyarlathotep es el mensajero de los Dioses exteriores, aunque lo que esto pueda suponer se desconoce por completo.

[Abthoth] - [Azathoth] - [Daoloth] - [Ghroth] - [Madre Estelar] - [Nyarlathotep]
[Shub-Niggurath] - [Tru'nembra] - [Tulzscha] - [Ubbo-Sathla] - [Yibb-Tstll] - [Yidhra] - [Yog-Sothoth]


Abthoth, fuente de toda impureza
"Avistó [...] una masa grisácea que casi obstruía el pozo de lado a lado. Parece que allí se encontraba la fuente definitiva de la destrucción y la abominación. Porque la masa de color gris se inflaba y se estremecía continuamente; y de ella en fisiones múltiples habían sido engendrados los cuerpos eque se deslizaban por la cueva en todas direcciones."

Azathoth, el sultán demoníacoAzathoth, bullente caos nuclear

"Aquella última y amorfa mancha de la más prodnda confusión, que blasfema y burbujea en el centro del infinito; Azathoth, el ilimitado Sultán Demoníaco cuyo nombre no se atreven a pronunciar en voz alta labios algunos, y que mora hambriento en inconcebibes y oscuras cámaras más alá del tiempo, en mitad del amortiguado sonido de viles tambores, y del suave y monótono zumbido de flautas malditas."

Culto: Azathoth tiene pocos adoradores, ya que nunca da muestra alguna de gratitud en respuesta. En ocasiones los seres humanos han invocado a Azathoth por acciodente, trayendo de manera inconsciente el horror y el desastre con él. Solamente un loco criminal sería capaz de adorar voluntariamente a semejante ser. Sin embargo, tales adoradores podrían llegar a percibir la verdadera naturaleza del universo, sus orígenes, poderes y significado, algo que quizá sólo un loco sería capaz de comprender.

FUE: N/A
DES: N/A
CON: 300
TAM: varía
INT: 0
POD: 100
Movimiento: 0 Puntos de Vida: 300
Ataques
Seudópodo*: 100% o menos daño 1D100 puntos de vida + corrosión de la superficie
*Como última acción de cada turno de combate, se lanza 1D6 para averiguar el número de seudópodos con los que Azathoth golpea ese turno, así como las posibilidades de acierto de estos:

1 = 100%    3 = 33%    5 = 20%
2 = 50%    4 = 25%    6 = 16%

Los investigadores no pueden esquivar los masivos ataques de uno de estos seudópodos. Si se prefiere los ataques pueden ser asignados a objetivos diferentes.
Armadura
Ninguna, pero Azathoth no muere cuando sus puntos de vida quedan reducidos a 0, sino que es disipado, pudiendo regresar a plena capacidad en 1D6 horas. Si un Símbolo Arcano entra en contacto con él le causará 3D6 puntos de daño, pero el Símbolo quedará destruido.
Hechizos: Dirige a todos los Otros Dioses menores, así como la mayor parte del universo. Por fortuna tiene una INT de 0.
Pérdida de COR: Ver a Azathoth cuesta 1D10/1D100 puntos de Cordura

Daoloth, el rasgador de los velos
"No se trataba de algo informe, sino de algo tan complejo que el ojo era incapaz de reconocer ninguna forma descriptible. Allí había hemisferios y brillante metal, todo ello unido por medio de largas varas de plástico. Las varas eran de un color gris liso, de modo que le resultó imposible averiguar cuales estaban más cerca. Estas se unían en una masa de la que sobresalían varios cilindros. Al tiempo que contemplaba aquello tuvo la curiosa sensación de que unos ojos brillaban entre aquellas varas, pero mirase al sitio que mirase la construcción, lo único que podía ver era los espacios que había entre estas."

Ghrtoth, el precursor y hacedorGhroth, Némesis, el precursor y hacedor
"Era rojo como el óxido, sin rasgos excepto por protuberancias bulbosas como colinas... excepto que por supuesto no eran colinas si podía verlas a aquella distancia; debían ser inmensas. Parecía colgar pesadamente, comunicando un poderoso sentido de inminencia, de poder... Después se movió... La superficie de un planeta no se mueve... La superficie de un planeta no se agrieta, no se vuelve hacia atrás de esa forma, no se repliega a lo largo de miles de kilómetros para que puedas ver lo que hay debajo, pálido y brillante."

Este Dios exterior es una especie de "Estrella Némesis": un ser parecido a una estrella, del tamaño de un planeta, hecho de gas, ceniza, y hierro fundido. Es una nefasta esfera de color rojo óxido, cuya superficie está surcada por fallas o frietas. Ghroth de vez en cuando forma grandes ojos a partir de vastos mares ocultos bajo su corteza. Su ausencia de la corte insana de Azathoth esdebido al deber eterno que realiza: es el heraldo de las canciones que sólo las estrellas insensibles y los Primigenios muertos pueden oír. Las estrellas son urgidas a colocarse en la posición correcta y los Primigenios despiertan en los mundos por los que Ghroth pasa.

Culto: Ghroth tiene unos pocos adoradores, en su mayoría astrólogos y otros interesados en las estrellas.
Otras características: Ghroth es el precursoy y el hacedo de la perdición de los mundos. Cuando el Dios exterior se acerca a un mundo, las mareas cambian, los volcanes entran en erupción y se experimentan horribles tormentas, terremotos y maremotos. Su llegada es el signo de la catástrofe para un sistema solar, puesto que el Dios exterior empieza a tirar de los planetas para que se coloquen en nuevas órbitas y así despertar a dioses oscuros y durmientes con su música de las esferas.

Se especula con que la aparición de Ghroth fue la causa de la destrucción de Shaggai.

FUE: N/A
DES: N/A
CON: N/A
TAM: N/A
INT: 14
POD: 100
Movimiento: 0 Puntos de Vida: N/A
Ataques
N/A
Armadura
n/a. Ghroth podría ser, teóricamente, expulsado si sufriera una ingente candidad de daño. Si de alguna forma se le redujera a 0 puntos de vida, su cuerpo se reduciría a una nube inerte de polvo y rocoas para después volverse a reformar en otra galaxia o dimensión, totalmente regenerado.
Hechizos: Ninguno
Pérdida de COR: Ver a Ghroth cuesta 1D10/1D100 puntos de Cordura

NyarlathotepNyarlathotep, el caos reptante
"Una alta y esbelta figura con el joven rostro de uno de los antiguos faraones que vestía una túnica de vivos colores y estaba coronada por una diadema que parecía brillar con luz propia [...] la fascinación de un dios oscuro o un ángel caído, en cuyos ojos se escondía el lánguido destello de un humor caprichoso."

Culto: Nyarlathotep es normalmente adorado a través de una sola de sus formas (o máscaras). Existen muchos de esos cultos repartidos por todo el mundo. La Hermandad del Faraón Negro está concentrada en El Cairo, y tienen también una poderosa rama en Londres. La Secta de la Lengua sangrienta es conocida tanto en Kenia como en Nueva York. La Secta de la Sabiduría estrellada de Providence adora al que acecha en la oscuridad, al igual que hace la Secta del Murciélago de la arena en Australia. Otras de las sectas conocidas incluyen la Orden de la Mujer abotargada de Shangai y la Hermandad de la bestia, cuya influencia se deja notar a nivel mundial.
Aquellos que adoran a los Dioses exteriores también rinden culto a Nyarlathotep con la esperanza de ser favorecidos por éste. Las recompensas a los esclavos leales suelen llegar de mano de Nyarlathotep, ya que los demás Dioses exteriores no se preocupan de esas cosas. Nyarlathotep puede proporcionar a sus adoradores un hechizo, algún conocimiento destructivo o creencia religiosa que sirva para dividir al hombre, o quizá alguna criatura servidora en calidad de ayudante. Los regalos de Nyarlathotep siempre parecen causar trastornos entre los seres humanos, y es muy probable que provoquen el sufrimiento y el horror de quien reciba el obsequio.

Además de los servidores de los Otros Dioses, Nyerlathotep dispone de otros sirvientes especiales, incluyendo a los Shantaks y a los Horrendos cazadores. Si lo creyera conveniente podría ofrecer cualquier tipo de criatura como regalo a uno de sus adoradores. Un regalo de semejantes características requiere, al menos, la donación permanente de puntos de POD o de alguna otra característica a Nyarlathotep o a los Dioses exteriores.

Shub-Niggurath, la cabra negra de los bosquesShub-Niggurath, la cabra negra de los bosques
"¡Iä, Iä, Shub-Niggurath! ¡La cabra negra de los bosques con un millar de retoños!"

Culto: Shub-Niggurath es ampliamente adorada, y puede que esté relacionada con los druidads y grupos similares. Sus adoradores suelen formar, por lo general, grupos o congregaciones al igual que hacen los sectarios de Cthulhu. Puede que los retoños oscuros, sus emisarios y suplentes, sean la forma que la diosa tiene de ayudar a sus adoradores.

Según parece, tyras haber sido llamada, Shub-Niggurath ataca a todos los presentes que no sean adoradores suyos. Suele ser convocada específicamente para aceptar sacrificios. Podría ser expulsada por cualquiera que conozca su hechizo de Llamada, y también es posible causarle el daño suficiente como para obligarla a marchar.

FUE: 72
DES: 28
CON: 170
TAM: 120
INT: 21
POD: 70
Movimiento: 15 Puntos de Vida: 145
Bd: +11D6
Ataques
Tentáculo: 100%, daño presa automática
Pisoteo: 75%, daño 11D6
Mordisco: 100%, daño drenaje de 1D6 puntos de FUE por turno
Armadura
No tienen armadura, pero su cuerpo nuboso y legamoso es inmune a todas las armas físicas. Las armas mágicas, el fuego, la electricidad y otras fuerzas similares le causan el daño normal. Sus tentáculos y vapores viscosos pueden reformarse permitiendo que la diosa pueda regenerar puntos de vida. Cada punto de magia que gaste a tal fin le permite recuperar 2 puntos de vida.
Hechizos: Shub-Niggurath debe conocer, como mínimo, todos los hechizos relacionados con los Dioses exteriores. Se sabe que ha llegado a enseñar a sus adoradores predilectos los conjuros Crear portal, Maldición de Azathoth, y Signo de conjuración.
Pérdida de COR: Ver a Shub-Niggurath cuesta 1D10/1D100 puntos de Cordura

Tulzscha, la llama verde
"Una eruptiva columna de fuego verde y enfermizo [...] surgiendo a modo de volcán desde inconcebibles profundidades, sin rpoducir sombra alguna, como haría un a llama normal, y bañando la piedra nitrosa de un venenoso y feo verdín. En toda aquella hirviente combustión no había calor alguno, y sólo podía sentirse en frío de la muerte y la corrupción."

Ubbo-Sathla, el origen ingénito
"Allá, en el gris principio de la Tierra, la masa sin forma que era Ubbo-Sathla reposaba entre el cieno y los vapores. Acéfalo, sin órgano o miembro alguno, de sus rezumantes costados se derramaban, en un lento, incesante fluir, las formas ameboides que fueron los arquetipos de la vida terrestre. [A su alrededor] yacían las poderosas tablas de piedra venida de las estrellas que fueron inscritas con la inconcebible sabiduría de los dioses anteriores a la propia Tierra."

Yib-Tstll, el paciente
"Allí, sobre el cuerpo negro y pulsátil del Ser, se arracimaba una horda de criaturas reptiles sin rostro y de enormes alas, !agarrados a multitud de temblorosos y colgantres pechos negros! [Los ojos] se movieron rápidamente y por separado, deslizándose con una asquerosa viscosidad sobre toda la putrefacta superficie de la brillante y pastosa cabeza de Yibb-Tstll."

Yidhra, la bruja de los sueñosYidhra, la bruja de los sueños, la amortajadora
"Yidhra devoró al pulpo y aprendió a emitir un tentáculo; devoró al oso y aprendió a revestirse de piel contra el hielo del Norte; y así puede Yidhra adoptar cualquier forma conocida por los seres vivos. Pero no puede adoptar forma alguna que sea auténticamente buena, puesto que forma parte de todas las criaturas malas así como de las buenas. Ante sus seguidores aparece en muchas formas hermosas y atractivas pero esto es porque no pueden ver su auténtica forma, sino tan sólo las visiones que ella les permite ver... Y es enviando sus pensamientos como Yidhra permanece en una sola alma, puesto que posee muchos cuerpos, oculta en las junglas del sur, los yermos helados del norte y los desiertos más allá del mar occidental. Y así sus templos son muchos y ella espera en todos ellos, combinándose físicamente con sus diversos seguidorespero su consciencia es una vasta unidad."

Yog-Sothoth, el todos-en-uno
"Grandes globos de luz concentrándose en dirección a la abertura [...] la explosión de los globos más cercanos, y la carne protoplásmica que fluía oscuramente para volver a unirse y formar aquel horror arcano del espacio exterior [...] cuya máscara era un conjunto de globos iridiscentes [...] que eternamente espumajeaba, como un cieno primordial, en el caos nuclear más allá de los puntos más bajos del tiempo y el espacio."