Fecha de documento
25/12/2017 17:34:02
contacto@rolroyce.com
05/10/2018

Pathfinder en español
Pathfinder, Juego de Rol
Reglas Básicas

PDF $13.99

 

Magia para Dark Sun
Depósitos de Conjuros

Muchos gremios de magia usan un depósito de conjuros: una reserva mágica de conjuros a la que pueden acceder sus miembros ( La Orden vigilante de magos y protectores, con base en Aguas Profundas, es uno de estos gremios). En general, cada miembro recibe un foco especial (como un anillo, broche, pañuelo u otro objeto fácilmente transportable) en el momento de su iniciación. Este foco permite a un lanzador de conjuros agremiado acceder al depósito de conjuros. El foco sólo funciona para su propietario, y si lo pierde debe obtener uno nuevo mediante otra iniciación.

Pedir un conjuroMago estudiando

Se puede pedir un conjuro del depósito desde cualquier distancia. El acto de petición es una aptitud sortílega. Pedir un conjuro del depósito de conjuros precisa de un espacio de conjuros abierto y sin usar, y acceso a la aptitud de clase depósito de conjuros. El lanzador comprueba la disponibilidad de sortilegios en el depósito y puede pedir uno. Un lanzador de conjuros puede pedir un número de sortilegios al día igual o menor que la mitad de su nivel de lanzador (mínimo 1). Así, un lanzador de nivel 4 podría pedir un conjuro de nivel 2, o dos conjuros de nivel 1 al día, dando por supuesto que tiene espacios abiertos y su deuda al depósito de conjuros no es demasiado alta (ver más adelante).

El conjuro, si está disponible, aparece en la mente del lanzador (en un espacio abierto del nivel adecuado) al principio de su siguiente turno de acción, y puede usarlo entonces de inmediato. Si el sortilegio pedido no se usa en 1 minuto por nivel de lanzador, el conjuro se desvanece como su hubiera sido lanzado. Ni los hechiceros ni los magos pueden aprender sortilegios mediante el acceso de un depósito de conjuros, a pesar de que están temporalmente en sus mentes.

Disponibilidad de conjuros

Los conjuros del depósito cambian diariamente, dependiendo de las aportaciones de los miembros (ver 'Deuda al depósito de conjuros' más adelante). El porcentaje de posibilidad de que el conjuro deseado esté disponible en un determinado periodo de 24 horas es igual a 65% menos un 5% por nivel de conjuro. Por ejemplo, cualquier conjuro de nivel 1 tiene una posibilidad del 60% de estar disponible. Por otra parte, un determinado conjuro de nivel 9 sólo tiene un 20% de posibilidades. Si un conjuro está disponible y es pedido, el lanzador puede intentar pedir el mismo conjuro más tarde con las mismas posibilidades menos un 5%; sin embargo, si un conjuro no está disponible, el lanzador no puede pedirlo de nuevo hasta el siguiente día. Si un conjuro no está disponible, el lanzador puede continuar probando con otros conjuros hasta que encuentre uno, lo que no añade ningún tiempo al asalto completo requerido para pedir un conjuro. Los sortilegios almacenados en el depósito de conjuros incluyen los de la lista de hechicero y mago del Manual del Jugador más los sortilegios de cualquier otra fuente escogida por el DM.

El acceso al depósito de conjuros se concede en tres etapas (I-III); depósito de conjuros I da acceso a los conjuros de nivel 1 a 3, depósito de conjuros II a los de nivel 4 a 6 y depósito de conjuros III a los de nivel 7 a 9 (los conjuros de nivel 0 no se almacenan en el depósito de conjuros.

Deuda al depósito de conjuros

Mago estudiandoCada vez que un lanzador de conjuros pide un conjuro adquiere una deuda. El lanzador de conjuros debe devolver un conjuro que haya preparado (o que pueda lanzar, en el caso del hechicero) de un nivel igual al que ha pedido el depósito de conjuros, o un número de sortilegios cuyos niveles combinados sumen el nivel del conjuro pedido originalmente. Por ejemplo, si el lanzador pidió un conjuro de nivel 5, su deuda de conjuros es de 5 niveles, que puede pagar con otro sortilegio de nivel 4 o una combinación de un conjuro de nivel 2 y otro de nivel 3. Devolver un sortilegio es una acción de asalto completo, igual que pedirlo, y vacía un espacio de conjuro de la mente del lanzador, o usa un espacio de conjuro de ese día para el hechicero, del mismo modo que si el sortilegio hubiese sido lanzado.

No es necesario que el lanzador devuelva su deuda al depósito de conjuros inmediatamente. De hecho, el lanzador puede acumular una deuda al depósito igual a tres veces su nivel de lanzador antes de sufrir penalizadores. Así, un lanzador de nivel 10 (nivel 5 de hechicero y nivel 5 de lanzador agremiado) podría pedir hasta 30 niveles de conjuro del depósito. Sin embargo, en el momento en que deba pedir 31 niveles o más, el acceso se suspende automáticamente hasta que su deuda vuelva de nuevo a ser de 30 o menos.

Nada impide a un lanzador de conjuros pagar por adelantado, dándole un "saldo positivo", por decirlo así. Del mismo modo, otro lanzador agremiado puede estar de acuerdo en devolver o pagar por adelantado la deuda de otro lanzador, a cambio de un servicio, dinero o cualquier otra consideración. Así se suele desarrollar una especie de "dinero sortílego" en cada gremio, donde los lanzadores de conjuros a menudo se pagan entre ellos con niveles de deuda al depósito de conjuros (llamados de modo informal "fichas").